sábado, 3 de mayo de 2014

Hasta agotar existencias

No es insomnio, son simplemente mis ganas de pensar en ti  las que me mantienen en vela,
Recorro la duda de un quizás, me empapo de este reconcomio por volver a verte, que se expande como epidemia,
Es como una peste que nombro de forma peyorativa y  al mismo tiempo que amo como a tu imagen.
Amo la semejanza que tienes con mi definición de perfección, 
Irritados mis ojos  por apreciar la luz de tu autenticidad, tus posibles defectos que no hacen más que engrandecer tu humanidad ante esta cualidad mía de ponerle nombre a todo lo que haces,
Tengo el corazón en ayunas, mis arterias gritan redención,
Mis brazos exigen el calor que supuestamente se produciría si te tuviera entre ellos por más de un saludo,
Ya han llegado los días en que la cuenta regresiva empieza a ensordecer esta visión tan clara que tengo sobre mis pretensiones,
Humo espeso camuflado entre la niebla, una historia entre dos personas y se enteran todos menos ella.
El cielo lleno de estrellas pero me conformo con encontrar una en la orilla del mar,
Dejar huellas que no borren los reproches que hace la realidad, las responsabilidades que obligan a mantener una postura de vida absurda,
Vuelve a mí cordura, exijo tregua,
No por dolor, más bien el miedo idiota de sentirme tan alegre,
Contradicciones que aumentan la pasión en este teatro,
Te espero tras bambalinas, allí  solo pídeme una explicación de todo esto que departo,
Entenderás así la visión que tengo de ti y de mí, la misma que me hace feliz como si en verdad te interesara este anagrama.
Publicar un comentario