martes, 29 de abril de 2014

Porque el Momento Incita

Por supuesto mi cama huele a ti porque me pase toda la noche pensándote,
Pero nada íntimo,  a penas tú y yo hablando de esta situación ficticia,
Doy honor a mi signo,  con esta actitud y con la forma que afronto este bifrontismo,
Porque sé que no hay nada y todo a la vez;  puede que ella piense en mi o puede que no, entonces por eso estoy neutro como un banco suizo.
No estoy siendo testarudo es simplemente  que no busco que me corresponda eso sería esperar mucho,
Estoy feliz porque el momento incita,
Tu estas ausente y no es que no lo entienda es que lo entiendo demasiado bien porque eso este sentimiento no se alterna.
¿Será otra estrella que estalla?  Es que esto no es algo entre ella y yo, es más bien entre yo y lo que pienso de ella
Si te digo hola lo hago con el subtexto “cuanto deseo tenia de hablarte”
Pero no tienes la culpa, esa cosa siempre es mía,
Tengo algo para regalarte, la guardo en mi mundo de fantasía,
Estoy seguro necesitas un respiro de tu vida actual como aquel día te mencione,
Con todo lo demás puede que este especulando hasta cuando digo lo de tu falta de  interés…
Hacia mí persona puedes dirigirte cuando quieras  especialmente a deshoras,
He vuelto a dibujar quiero ilustrar tu reflejo, quiero dejar de disimular siempre observándote de reojos.
No soy un cobarde por no confesarte esto, más bien estoy siendo maduro y que conste que detesto el concepto.
Tú en tu vida sin necesidad de mezclarla con la mía,
Yo en mi habitación viendo lo hermoso que se ha vuelto el mundo después de conocerte aquel día.
Publicar un comentario